Cómo Decorar el Armario - [17 Ideas Originales]

Ordenar el armario es una de esas tareas que posponemos sin parar, hasta que un día el caos termina por superarnos.

No dejes que llegue ese momento, y aplica los siguientes consejos para mantener tu armario en condiciones durante más tiempo.

Para ayudarte, te traemos algunos tips para terminar con ese desorden que reina en la mayoría de los armarios, pero también ideas de lo más originales que te permitirán encontrar mucho antes lo que buscas en ese espacio tan personal que es tu armario.

Mantén tu armario siempre limpio

1-Mantén-tu-armario-siempre-limpio
Fuente

Es el primer paso: sin la limpieza adecuada, cualquier armario parecerá más desordenado y más desaliñado. Sabemos que cuesta, pero al menos cada dos semanas deberías vaciar tu armario y limpiarlo a fondo. Desde las baldas, hasta las paredes, pasando por los cajones y todos sus compartimentos. 

Y, por supuesto, no guardes en tu armario aquella ropa que esté sucia. Y, aparte, deberás mantener lejos de tu armario a las polillas. Para conseguirlo, usa bolsitas aromáticas. Además de proporcionar un mínimo nivel de higiene, proporcionarán a tu ropa un suave y agradable olor. 

Guarda adecuadamente la ropa de otra temporada

2-Guarda-adecuadamente-la-ropa-de-otra-temporada
Fuente

Algo que también te ayudará enormemente a mantener esa sensación de orden y limpieza en tu armario es separar aquella ropa que no te vas a poner en un tiempo. Especialmente, las prendas de invierno, ya que son las que más espacio ocupan. 

Si no tienes espacio adicional para almacenar esa ropa de otras temporadas, lo que puedes hacer es, al menos, guardar las chaquetas y los abrigos en fundas. Así, de paso, impedirás que por el desuso se llenen de polvo.

La organización debe ser tu máxima prioridad

3-La-organización-debe-ser-tu-máxima-prioridad
Fuente

Aquí tienes uno de esos consejos clave, que, si lo sigues a rajatabla, hará que tardes mucho más en pensar que tu armario está demasiado desordenado. Hablamos de organizar la ropa que en él guardas en función de su tipología, pero también según sus colores, tamaños o incluso tus gustos.

Reserva un espacio de tu armario para los pantalones, otro para los jerseys y otro para los vestidos, por ejemplo. Continúa colocando una al lado de la otra aquellas prendas que sean similares o que te sueles poner con más frecuencia. 

Si sigues este consejo con rigurosidad, te aseguramos que los resultados te sorprenderán.

Desecha del armario la ropa por arreglar

4-Desecha-del-armario-la-ropa-por-arreglar
Fuente

Otra costumbre muy frecuente que puede hacer que el armario se llene sin cesar es conservar en el mismo sitio las prendas de ropa que se han roto o descosido. O incluso aquellas que es necesario ajustar para que nos queden del todo bien. Nuestro consejo, en este sentido, es que las apartes del armario.

¿Por qué no preparar una caja de plástico que quepa debajo de la cama para guardar en ella las prendas de ropa que tienes pendiente arreglar? Así, aunque es probable que tardes más en llevarlas a ajustar, por lo menos no ocuparán excesivo espacio ni darán una mala imagen a tu armario.

¿Conoces el método KonMari?

5-Conoces-el-método-KonMari
Fuente

No es posible hablar de orden en el armario sin citar a Marie Kondo. Si aún no la conoces, ni a ella ni a su método KonMari, es hora de saber en qué consiste. Básicamente, su teoría se fundamenta en una forma diferente de organizar nuestro armario (e, incluso, nuestro hogar). 

Así, aconseja guardar las prendas de ropa dobladas en vertical y de forma que sean visibles a simple vista. Con este simple gesto, conseguirás, por un lado, que toda tu ropa ocupe menos dentro del armario. Y, por otro lado, que cada vez que vayas a elegir un look, puedas hacerlo de forma rápida y sin desorganizarlo todo.

Despréndete de lo que no usas (aunque te cueste)

6-Despréndete-de-lo-que-no-usas-aunque-te-cueste
Fuente

Siguiendo con las premisas que defiende el método KonMari, destaca ante todo la de conservar únicamente aquello que te hace feliz de verdad. Es decir, todas esas prendas que guardas por cariño, por pena o “por si acaso” deberían dejar de ocupar espacio en tu armario. 

A veces, incluso, tendemos a guardar ciertas prendas de ropa “para el futuro” o “para estar por casa”. Para Marie Kondo esto es un error, porque lo más probable es que nunca te las vuelvas a poner. Según sus cálculos, tras donar o tirar todo aquello que nunca usas, te quedarás solo con un tercio de todo lo que tenías con anterioridad. 

¡Imagina todo el espacio que podrás volver a utilizar!

¡Y recuerda que puedes venderlo!

7-Y-recuerda-que-puedes-venderlo
Fuente

Si no te atrae nada la idea de despejar tu armario, retirando todo aquello que no utilizas y ganando así un importante espacio, quizá necesites una motivación adicional. Te hablamos, en este caso, de seleccionar aquella ropa que ya no te pones y que, sin embargo, está en perfectas condiciones. 

Esas prendas pueden tener una segunda vida y, aún mejor, proporcionarte ingresos extra. Y es que lo que muchos suelen hacer es poner a la venta su ropa en apps especializadas. Si tienen buen aspecto y las fotos están bien hechas, seguro que no tardas mucho en vendérselas a alguien que sí les sacará provecho.

Separa y selecciona tu ropa interior

8-Separa-y-selecciona-tu-ropa-interior
Fuente

Algo a lo que muchas veces no se le presta la suficiente atención es a la ropa interior, a cómo se organiza y se guarda dentro del armario. Pensamos que, como se trata de prendas de menor tamaño, no es necesario preocuparse por su almacenamiento. 

Pues bien, si sigues algunos tips, no solo conseguirás más orden en este apartado, sino que también lograrás alargar la vida útil de tus prendas más íntimas. Por ejemplo, prueba a guardarlas dobladas, para que no se mezclen entre sí. Y, en cuanto alguna de ellas comience a hacerse vieja o a deshilacharse, no lo dudes y tírala.

Las apariencias son la clave 

9-Las-apariencias-son-la-clave
Fuente

Es posible que tu armario esté limpio, que no esté desordenado, que todo esté en su lugar y que hayas dado el paso de desprenderte de lo que no usas desde hace tiempo. Y que, aun así, no acabes de verlo como los que se muestran en las fotos de las revistas. Si te sucede esto, no has de preocuparte. Solo ocurre que te falta darle un último toque a tu armario.

¿En qué consiste? Esencialmente, en colocar y clasificar las prendas y otros objetos de forma que su apariencia incremente la sensación de orden dentro del armario. Un ejemplo en este sentido es agruparlo todo por categorías, por looks, o dejar en la parte más visible aquellas prendas más nuevas o que más te gusten, y esconder otras.  

No mezcles diferentes tipos de ropa 

10-No-mezcles-diferentes-tipos-de-ropa
Fuente

Para conseguir el mismo efecto que con el consejo anterior, te recomendamos no mezclar prendas de ropa de diferente clase o que pertenezcan a diferentes categorías. Por ejemplo, no guardes en el mismo espacio las camisetas y los jerseys. Y tampoco mezcles pantalones y vestidos. 

Es un consejo muy simple que te ayudará a darle un mejor aspecto a tu armario. Además, te resultará de esta forma mucho más fácil guardar tu ropa cada vez que lo necesites, o encontrar esa prenda que has pensado ponerte hoy. Cada objeto tendrá su lugar reservado y tu armario mantendrá la misma apariencia todos los días.

Cuelga solo lo que necesite estar colgado 

11-Cuelga-solo-lo-que-necesite-estar-colgado
Fuente

Llegados a este punto, te contamos un truco: doblar la ropa es mucho más eficiente que colgarla. Está claro que hay prendas que han de estar sí o sí colgadas en perchas, como las camisas más delicadas o las chaquetas. Pero el resto de ropa (incluídos pantalones, jerseys y vestidos) es mejor intentar guardarla doblada en cajones o baldas. 

¿Por qué te aconsejamos esto? Porque en el espacio que ocupan unas 10 prendas colgadas, podrías almacenar hasta el doble de ropa si la doblas. Así que, si puedes, intenta optar siempre por esta forma de guardar la ropa. ¡Verás qué diferencia!

Di adiós a los montones

12-Di-adiós-a-los-montones
Fuente

Cuando te recomendamos almacenar tu ropa doblada, no queremos decir que tengas que formar altos montones de prendas. Esto, muy probablemente, hará que termines teniendo pilas de ropa que se desordenarán muy fácilmente, lo que provocará que el efecto sea totalmente el contrario al que buscábamos conseguir.

¿Cómo puedes evitar esto? Evitando colocar las baldas con demasiado espacio entre ellas. Así, no caerás en la tentación de formar pilas de ropa con demasiada altura. Lo mejor es no dejar más de 35 centímetros entre cada una de ellas. Así, podrás aplicar el consejo “doblar mejor que colgar”, pero sin arriesgarte a formar montones desordenados.

Aprende a colgar correctamente las camisas

13-Aprende-a-colgar-correctamente-las-camisas
Fuente

Guardar bien las camisas es algo que no todos hacemos en nuestro día a día. Lo más frecuente es colgarlas sin prestar atención a si están bien colocadas o no, y en ocasiones cometiendo errores que pueden hacer que este tipo de prendas se arruguen más fácilmente o que incluso se terminen cayendo de las perchas.

En este sentido, lo que has de hacer para mantener en orden esta zona de tu armario es usar una percha por cada camisa. Es decir, no cuelgues más de una en la misma percha. Y, como consejo adicional, abrocha el primer botón de tus camisas cuando las cuelgues. Mantendrán así su forma, no se arrugarán y tampoco se resbalarán.

¿Por qué no cuelgas también los cinturones y las bufandas?

14-Por-qué-no-cuelgas-también-los-cinturones-y-las-bufandas
Fuente

Seguro que te ha ocurrido alguna vez: has pensado que un cajón era un lugar perfecto para guardar tus pañuelos o cinturones y, al cabo de un tiempo, ha acabado todo mezclado y en completo desorden. Y es que este tipo de objetos es mejor organizarlos de otra manera. Por ejemplo, colgándolos como si de camisas se tratara.

Como es lógico, no será lo más adecuado usar perchas para colgar en tu armario los cinturones y las bufandas. Para ello, existen diferentes artilugios que podrás colgar en el armario como si de una percha se tratara, pero especialmente diseñados para que de ellos cuelguen tus pañuelos, bufandas y cinturones. 

Usa clasificadores o separadores 

15-Usa-clasificadores-o-separadores
Fuente

Estos elementos son los mejores amigos del orden y la organización. Los hay de varios tipos: desde los clasificadores de tela que se montan y se desmontan en función de tus necesidades, hasta los separadores que se instalan en el propio mueble, en los cajones, ayudando a crear un solo espacio para cada tipo de prenda.

Son ideales para las personas que no son capaces de tener la suficiente disciplina como para organizar de la misma forma el armario cada día. Esto es, si te cuesta colocar cada cosa en su lugar, lo mejor es que optes por usar separadores que te “obligarán” a hacerlo sin apenas darte cuenta.

Los zapatos y los bolsos, a la vista

16-Los-zapatos-y-los-bolsos-a-la-vista
Fuente

Si tienes espacio suficiente en el armario, nuestro siguiente consejo tiene que ver con la forma de guardar los complementos de mayor tamaño, como los bolsos y los zapatos. Por supuesto, lo mejor sería disponer de almacenamiento separado para estos objetos, pero es lo menos habitual en los hogares en general.

Si vas a guardar estos complementos en el mismo armario en el que se encuentra tu ropa, trata de mantenerlos a la vista. Todos. Si no, cada vez que quieras coger un bolso o un par de zapatos, tendrás que rebuscar y desordenar todo los demás.

Y, si no tienes suficiente espacio para aplicar esta idea, lo que puedes hacer es, por ejemplo, guardar los bolsos uno dentro del otro.

Guarda correctamente tus joyas

17-Guarda-correctamente-tus-joyas
Fuente

Por último, un consejo para aquellas personas que aprovechan el espacio disponible en su armario para guardar en él también sus joyas, relojes, etc. En el caso concreto de las joyas, estas nunca deberían estar sueltas o guardadas en cajones. Al contrario, lo mejor es que se usen bandejas especiales o cestas diseñadas para ello.

Conclusión

Mantener ordenado y organizado el armario parece una misión imposible, sobre todo cuando se acumula una excesiva cantidad de ropa que muchas veces ni siquiera usamos. Por ello, el primer paso es deshacerte de lo innecesario, aunque cueste.

Después, solo tendrás que tener en cuenta cada uno de los consejos que te hemos dado a lo largo del artículo. Te aseguramos que, si eres riguroso con la organización de tu armario, lo convertirás en algo incluso digno de enseñar a tus invitados.

¡Es más fácil de lo que parece!