17 ideas para decorar terrazas pequeñas

Sustituye los sofás por bancos

Es frecuente pensar que tener una terraza pequeña en realidad resta funcionalidad a este espacio, ya que, si no está bien diseñada y aprovechada, invitará a pasar menos tiempo en ella.

Si es tu caso, y dispones de una pequeña terraza que te agobia o que no te sirve, dedica el tiempo suficiente a planear este útil y bonito espacio. Verás cómo estos consejos te ayudan a resucitar ese rincón único de tu hogar.

Determina bien las funciones de tu terraza

Determina bien las funciones de tu terraza

Hay terrazas pensadas para pasar relajantes horas de lectura, para preparar animadas comidas o cenas al aire libre o para diseñar verdaderos oasis naturales, ideales para desconectar del ajetreo diario. Estos y otros tipos de terraza pueden disfrutarse aunque esta sea de pequeñas dimensiones.

Pero, para ello, es indispensable que pienses muy bien qué función quieres que tenga tu terraza, porque en base a esta decisión deberás escoger el mobiliario, su distribución y los materiales que vas a utilizar. Y es que no es lo mismo diseñar un espacio para comer que otro para descansar.

Intenta dejar siempre libre el espacio central

Intenta dejar siempre libre el espacio central

La principal clave a la hora de diseñar y decorar espacios pequeños es dejar la parte central libre de muebles y objetos. Las terrazas pequeñas no son una excepción, por eso, en la medida de lo posible, habrá que distribuirlo todo a lo largo de las paredes. Así, siempre habrá un espacio para circular y se creará una mayor sensación de amplitud.

Adapta los muebles a la forma de la terraza

Adapta los muebles a la forma de la terraza

Otro de los trucos que deberías aplicar a tu terraza si esta es pequeña consiste en colocar en ella únicamente muebles que se adapten a su tamaño y forma. Por ejemplo, si tu terraza es alargada y quieres destinarla a preparar comidas con familiares y amigos, coloca en ella una mesa que sea también alargada.

Parece algo obvio, pero la correcta combinación de formas y estructuras es la clave para que nada llame la atención sobre lo demás, ayudando así a crear un espacio más relajado y armónico.

Aprovecha bien las esquinas

Aprovecha bien las esquinas

En la misma línea, los muebles esquineros puedes hacer auténticos milagros en espacios en los que parece que no cabe nada. Ya sea con una mesa, con un sillón, con un sofá o con cualquier otro objeto, aprovechar las esquinas es una máxima en el caso de las terrazas pequeñas.

Con un sofá rinconero, por ejemplo, conseguirás disponer de varios asientos para compartir tu tiempo en la terraza con la familia y con amigos, y a la vez estarás aprovechando al máximo el espacio de tu pequeña terraza.

Escoge muebles multifuncionales

Escoge muebles multifuncionales

Los muebles versátiles, que cumplen diferentes funciones, pueden ser la mejor solución para tenerlo todo a mano pero sin ocupar demasiado espacio en tu terraza. Una mesita de centro que a la vez sirva para guardar revistas o libros, un asiento que pueda hacer de mesa cuando así se requiera, un baúl que también sirva para apoyar las bebidas...

Estos son solo algunos de los ejemplos más recurrentes, pero las opciones son muchas y, una vez más, lo que escojas dependerá del uso que le quieras dar a tu terraza.

Utiliza espacios ocultos de almacenaje

Utiliza espacios ocultos de almacenaje

El desorden nunca es aconsejable, pero lo es mucho menos en espacios pequeños. Para evitar este indeseable efecto, coloca en tu terraza muebles de almacenaje que permitan guardar objetos de forma que no se vean. Así, podrás despejar fácilmente la terraza y esta tendrá siempre una apariencia más tranquila.

Así, no descartes usar mesas o sofás con sistemas de almacenaje, que se cierran para convertirse en cómodos, prácticos y discretos muebles.

No descartes los muebles plegables

No descartes los muebles plegables

Puede que tengas tu pequeña terraza aprovechada al máximo, pero que sin embargo no sea suficiente cuando recibes visitas. Es en estos casos cuando los muebles plegables pueden sacarte de un apuro, con la ventaja de que pueden plegarse o esconderse cuando ya no se necesiten.

Una mesa o unas sillas plegables pueden ser la solución cuando tu estancia favorita se quede pequeña. Incluso existen opciones que se fijan a la pared y, cuando no son necesarias, se camuflan a la perfección en ella.

No sobrecargues la terraza

No sobrecargues la terraza

Aun así, ten siempre en cuenta que una terraza pequeña necesita respirar. En ocasiones, nos sentimos tentados de ir incluyendo en ella más y más elementos, como muebles, libros, macetas o mantas y otros textiles.

A la hora de hacerlo, has de valorar si de verdad esos objetos tienen utilidad y si no van a resultar excesivos en ese pequeño espacio que conforma tu terraza. Ten siempre presente, si es tu caso, las claves de la decoración minimalista: menos es más.

Las plantas, mejor en vertical

Las plantas, mejor en vertical

Si eres un amante de la naturaleza y te encanta estar siempre rodeado de plantas, seguro que también quieres hacerlo en tu terraza, aunque esta sea pequeña. Si es el caso, es mejor que optes por instalar un discreto pero original jardín vertical.

Puedes hacerlo recurriendo a soportes y celosías de madera, que después irás llenando de tus plantas favoritas. Las plantas enredaderas, por su parte, también son una opción. El resultado será igual de bonito y natural que si colocas macetas en el suelo de tu terraza, pero ocupará mucho menos espacio: tan solo una de las paredes de la estancia.

Utiliza plantas de diferentes tonalidades para crear profundidad

Utiliza plantas de diferentes tonalidades para crear profundidad

A la hora de diseñar ese jardín vertical (o, si tienes un poco más de espacio, de colocar tus macetas), lo mejor es que optes por mezclar plantas de diferentes tonalidades y colores y de distintas alturas. Al juntarlas, crearás una sensación de profundidad que ayudará a que tu terraza parezca un poco más grande.

Consigue un efecto de continuidad visual

Consigue un efecto de continuidad visual

Otro truco que puede hacer que tu terraza no parezca tan pequeña es el que consiste en que esta forme parte del mismo conjunto visual que su estancia interior más cercana, como puede ser el dormitorio, el salón o la cocina.

¿Cómo lograrlo? Por ejemplo, colocando muebles del mismo color, material o estilo que los que haya en el interior, o recurriendo al mismo tipo de textiles o pavimentos. Así, se creará una sensación de amplitud y de espacio prolongado.

Crea zonas de sombra

Crea zonas de sombra

No hay nada más agobiante que un espacio pequeño en el que además hace calor. Si tienes la suerte de que a tu pequeña terraza le dé el sol durante bastantes horas al día, tendrás que pensar también que ese sol en ocasiones no será ni cómodo ni necesario, especialmente en durante la época más cálida del año.

Para que el calor no te impida disfrutar de tu terraza de pequeñas dimensiones, una buena opción es instalar en ella un toldo o una pérgola, que además podrás plegar cuando caiga el sol. Tú y tus invitados agradeceréis tener una zona de sombra en los días más calurosos.

La decoración zen, ideal para pequeños espacios

La decoración zen, ideal para pequeños espacios

Si quieres ir un paso más allá y conseguir un nivel más de paz y relax en tu terraza, opta por decorarla siguiendo el estilo decorativo zen. Las claves son los materiales naturales, como la madera o el bambú, y los colores suaves, como el gris y el blanco. La iluminación tenue o con velas también es importante para conseguir esta estética tan relajante.

Aporta un toque romántico y acogedor con la madera

Aporta un toque romántico y acogedor con la madera

Lo que también se consigue añadiendo muebles u otro objetos de madera es dotar al espacio de un romanticismo y un recogimiento muy positivos en el caso de los espacios pequeños. Eso sí, no olvides que la madera se puede pintar.

Aunque es recomendable que no pierda del todo esa tonalidad natural, un mueble de madera puede dotarse de color pintando alguno de sus elementos. Por ejemplo, anímate a pintar de verde o azul las patas de la mesa, o coloca cojines de colores en las sillas de madera.

Las posibilidades son infinitas y pueden ir variándose con el tiempo o en función de cada época del año.

Los muebles en tablas desaturan el espacio

Los muebles en tablas desaturan el espacio

Ya sean de madera, de pwc o de metal, los muebles hechos a base de tablas despejan la vista y crean una sensación de desaturación. También las mesas y sillas con las patas más estrechas ayudarán a disfrutar de una mayor ligereza visual en tu terraza.

Si te gusta el estilo de decoración vintage, estos elementos son ideales para conseguirlo. No obstante, si se eligen bien, pueden combinar con prácticamente cualquier otro estilo decorativo.

Sustituye los sofás por bancos

Sustituye los sofás por bancos

El primer impulso al estrenar una terraza es colocar en ella un gran sofá, para poder disfrutar de momentos de relax en las mejores condiciones.

No obstante, si la terraza no es muy grande, es mejor que te plantees sustituir el sofá tradicional por un banco, en el que podrás colocar cojines y respaldos de colchoneta, obteniendo así un resultado prácticamente igual de cómodo.

Además, para un mayor ahorro del espacio es posible utilizar la misma pared como respaldo. En este sentido, los bancos volados pueden ser una óptima elección.

Emplea tonos suaves y frescos

Emplea tonos suaves y frescos

Y ¿qué colores emplear a la hora de decorar una terraza pequeña? Sin duda, lo mejor es optar por los más suaves o por los neutros, como el blanco, el gris o el beige, reservando los toques de color para los complementos. Así, se generará una atmósfera de frescura y la luz parecerá incrementarse en los momentos del día nublados o grises.

En el mismo sentido, que las mantas, cojines, cortinas o manteles que emplees en tu terraza sean blancos o de un color suave también te ayudará a generar ese ambiente luminoso que tanto se agradece en espacios exteriores, sobre todo si tus muebles, paredes o suelos son más oscuros. ¡No tengas miedo a combinar elementos!

Conclusión

Tener una terraza pequeña no es excusa para no pasar la mayor parte del tiempo en ella. Aunque sea de pequeñas dimensiones, una terraza es un lujo que no todo el mundo puede disfrutar en el hogar. Por eso, si la tienes, no dejes de sacarle todo el partido posible.

Escoge los muebles más adecuados teniendo en cuenta las particularidades del espacio de tu terraza, utiliza colores que aporten luz y frescor, coloca de manera estratégica plantas de diferentes alturas y tonalidades, recurre a mobiliario multifuncional y, sobre todo, diseña la terraza pensando en ti y en tu familia.

Seguro que querréis pasar en ella la mayor parte de vuestro tiempo libre.

Categorías: