11 Ideas Para Adaptar tu Salón al Método Feng Shui

La mesa, redonda y de madera

¿Sabes todo lo que el Feng Shui puede hacer por ti y por tu hogar? Se trata de un método milenario que se practica sobre todo en China, para alcanzar la armonía y enriquecer numerosos aspectos vitales.

En decoración, el Feng Shui se aplica teniendo en cuenta que cualquier espacio influye directamente en nuestras sensaciones y estados de ánimo. Introduciendo pequeños cambios, podemos incrementar nuestra felicidad, salud, creatividad y bienestar.

¿Comenzamos por el salón?

11 consejos para adaptar tu salón al método Feng Shui

Se trata de consejos e indicaciones que no te costará mucho implementar, pero que seguro que te ayudan a sentirte mucho mejor en tu salón:

Sigue el mapa bagua

Sigue el mapa bagua

El mapa bagua es un concepto del Feng Shui que suele aplicarse sobre todo a la totalidad de la casa, pero también es posible seguir sus premisas en una sola estancia. Aparte de ilustrarnos acerca de cómo debemos distribuir los diferentes espacios en función de las actividades que realizamos en cada uno, nos sirve para diseñar la distribución del salón.

Así, el mapa bagua establece que debemos formar en el salón una figura más o menos cerrada que domine el espacio, y dejar sus alrededores lo más despejados posible. Así, se logrará calma visual y se facilitará el paso de un punto a otro.

Huye de los ángulos rectos

Huye de los ángulos rectos

Eso sí, a la hora de colocar el mobiliario y otros elementos de tal forma que se dibuje esa figura cerrada en el salón, has de tener en cuenta que no debes dejar que se formen ángulos totalmente rectos. Esto quiere decir que, si hablamos de sofás y sillones o butacas, por ejemplo, estos últimos deberían estar dispuestos de forma que abran el ángulo.

Parece algo contradictorio, pero la clave está en conseguir un microespacio cerrado dentro de la estancia, dejando que este respire, sin ángulos que sean completamente rectos.

Asegúrate de que tu sofá es el adecuado

Asegúrate de que tu sofá es el adecuado

En cuanto al sofá, podemos decir que es el gran protagonista de cualquier salón y, como tal, tiene que ser el adecuado, y estar colocado correctamente en la estancia. En primer lugar, asegúrate de que estás cómodo en él. Si no es así, lo mejor es que te hagas con otro más confortable.

Presta también atención a lo que te transmite tu sofá. Es mejor que su estructura esté hecha con materiales naturales, como la madera, y que el tapizado sea suave. También es importante que el sofá se apoye en una pared o un elemento separador de suficiente envergadura, y que no dé la espalda a la puerta.

La mesa, redonda y de madera

La mesa, redonda y de madera

Si tu salón es también comedor, ten en cuenta que hay pocas cosas que el Feng Shui rechace más que una mesa de cristal. El motivo es que considera que los comensales deben estar relajados y tranquilos, y comer en una mesa de este material puede hacer que se preocupen constantemente por no romperla o golpearla.

Por eso, elige otros materiales (el favorito siempre será la madera) y procura que la mesa sea redonda. Así, estarás facilitando la comunicación y el contacto entre las personas que se sienten a comer o a cenar.

Recurre a colores cálidos y huye de los intensos

Recurre a colores cálidos y huye de los intensos

En la misma línea de querer transmitir siempre calma y serenidad, los mejores colores para paredes y mobiliario serán los cálidos y suaves. En concreto, el Feng Shui aboga por utilizar la gama de colores tierra, aunque el blanco y el gris también pueden servir.

La cuestión es que ningún color destaque demasiado sobre los demás, porque ello provoca una sensación de intranquilidad y cierto desasosiego. Por mucho que nos gusten los colores intensos, si queremos seguir el método Feng Shui en el hogar, deberíamos huir de ellos.

La luz es muy importante

La luz es muy importante

Por supuesto, será siempre una prioridad dejar pasar la luz natural al salón. Eso sí, en las épocas del año más calurosas o cuando la luz entre de forma demasiado intensamente, no estaría de más colocar unos discretos estores o unas suaves cortinas, hechas preferiblemente con tejidos naturales, como la gasa o el algodón.

Además, es clave para el Feng Shui instalar en el salón varios puntos de luz, de forma que se genere un interesante juego de luces. Lo que habrá que tener en cuenta a la hora de colocar focos, lámparas colgantes, lámparas de pie o incluso lámparas de mesa es que ninguna de ellas se proyecte directamente sobre quien se siente en la mesa o en el sofá.

Aprende a eliminar lo superfluo

Aprende a eliminar lo superfluo

Probablemente, lo más importante para el método Feng Shui es mantener el orden y la limpieza en el hogar. Muchas veces, podemos pensar que tenemos este aspecto controlado, pero no es tan sencillo.

Para evitar que, con el tiempo, los objetos y complementos que tenemos en el salón acaben desordenándose, con el consiguiente desazón y agobio que ello nos puede producir, la clave es no acumular ni guardar elementos superfluos. De hecho, el Feng Shui defiende que cada cosa tiene que tener un lugar fijo, y que si algo no se utiliza, debería desecharse.

La televisión, con precaución

La televisión, con precaución
Fuente

Hoy en día, es prácticamente imposible encontrar un salón sin televisión. A pesar de que ello sería lo recomendable para fomentar el descanso, el relax y la conversación entre familiares y amigos, el Feng Shui se adapta a los nuevos tiempos y posibilita la inclusión de un televisor en esta estancia de la casa, pero con algunas limitaciones.

Para empezar, sería ideal poder ocultarla cuando no se utilice. Para ello, una opción es colocarla dentro de un armario abatible. Si no es posible, habría que ponerla en un lugar no muy llamativo y, sobre todo, intentar que no esté demasiado cerca o enfocada hacia la mesa principal, pues acapararía toda la atención en los momentos de reunión.

Escoge solo cuadros y fotografías que transmitan calma

Escoge solo cuadros y fotografías que transmitan calma
Fuente

Otra de las tendencias habituales que chocan con los principios del Feng Shui es colgar cuadros o fotografías que, en realidad, nos perturban al mirarlas. Aunque nos gusten, hemos de pensar en cuál es su efecto sobre nosotros y sobre nuestra mente.

Por ejemplo, tener fotografías del pasado puede producir en nosotros un sentimiento de nostalgia que en ocasiones puede no ser positivo. Otro ejemplo son los cuadros con escenas o colores demasiado intensos, que pueden ponernos nerviosos al mirarlos. Por mucho que nos gusten, no contribuyen a generar un ambiente de tranquilidad y relax.

Plantas sí, pero no de cualquier tipo

Plantas sí, pero no de cualquier tipo

Si te gusta rodearte de flores y plantas, también en tu salón, estás de suerte: el Feng Shui incluye entre sus premisas la colocación de este tipo de elementos, pero con algunas condiciones.

Para empezar, en cuanto a las flores, estas no deben ser muy grandes si el salón se encuentra orientado al noroeste, al noreste o al sudeste. El motivo es que en estos casos pueden contribuir a desequilibrar la energía de la habitación.

A la vez, se recomiendan las plantas con hojas redondeadas, y no puntiagudas, pues estas últimas lo que hacen es absorber la energía disponible. Por este mismo motivo, quizá sea buena idea colocar este tipo de plantas cerca del televisor.

Piénsalo dos veces antes de colocar alfombras

Piénsalo dos veces antes de colocar alfombras

Recordando de nuevo la importancia del fluir de la energía en los espacios en los que nos encontramos, puede que no sea del todo buena idea colocar alfombras en el salón. Aunque estas estén compuestas de materiales naturales, como fibras vegetales, se trata de elementos que frenan el paso de esa energía tan necesaria en el hogar.

En todo caso, si no puedes resistirte y quieres que tu salón tenga alguna alfombra, lo que debes hacer es escogerla discreta, de un color suave, y colocarla si es posible entre la puerta y las ventanas.

Los elementos del Feng Shui en el salón

A la hora de decorar y distribuir el mobiliario del salón acorde a los principios del Feng Shui, no podemos olvidar una de sus bases: sus elementos. Estos elementos no se asocian exclusivamente con el método del Feng Shui, si no que marcan todo el ámbito de la metafísica china. Son una especie de direcciones, de guías.

Son cinco estos elementos (Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua), pero no todos deben tener protagonismo en tu salón. Vemos los que sí son importantes en esta habitación:  

Madera

Los elementos del Feng Shui en el salón - madera

El elemento Madera es uno de los más importantes en el salón, así que hay que potenciarlo para aprovechar todos los beneficios que, según el Feng Shui, puede proporcionarnos. Lo que representa es la calidez de la primavera, y se consigue con muebles realizados en este tipo de material, pero también con plantas y cuadros.

Las líneas rectas serían las protagonistas. El elemento Madera es importante en el salón porque invita al recogimiento, pero asimismo el Feng Shui también aconseja la moderación, porque en exceso podría resultar agobiante.

Tierra

Los elementos del Feng Shui en el salón - tierra
Fuente

Otro de los elementos predominantes en estancias en las que nos queremos relajar, pero también activar con conversaciones y juegos compartidos, es el elemento Tierra.

Este elemento del Feng Shui aporta estabilidad y, si no es suficiente en los espacios en los que le corresponde estar, es posible que sintamos sensación de ‘vértigo’ o de que el tiempo transcurre demasiado deprisa. Al mismo tiempo, demasiada Tierra puede hacernos pensar que nos encontramos estancados.

¿Cómo potenciar el elemento Tierra en el salón? Con formas rectangulares y planas y con materiales como el barro, la cerámica o la piedra. Los cuadros con paisajes de horizontes también contribuirán.

Fuego

Los elementos del Feng Shui en el salón - fuego

Por último, el elemento Fuego será el responsable de fomentar la fuerza vital y la comunicación en el salón. Su función es muy importante en esta estancia, porque hablamos de un lugar de reunión en el que se van a tratar de fortalecer los vínculos personales. Pero, en exceso, puede provocar demasiada irascibilidad.

Encontraremos el equilibrio dando el correcto protagonismo a la luz, tanto natural como artificial. También puede potenciarse si percibimos luz en fotografías o cuadros. En cuanto a los materiales, la piel o la lana serán la clave para fomentar la vitalidad y la creatividad.

Conclusión

El Feng Shui es cada vez más valorado, en una sociedad en la que, en muchas ocasiones, prima el descontrol sobre las sensaciones y los sentimientos. A la hora de decorar o distribuir los elementos del salón, podemos recurrir a este método para sentirnos mucho mejor, más felices, tranquilos y a gusto.

No es complicado aplicar estos consejos en tu propio salón, y solo con unos pequeños cambios seguro que comienzas a notar la diferencia. El orden, la claridad, la calma y la energía, todo ello en su justa medida, serán los responsables.