Semillas de lino - Propiedades y beneficios para la salud

El lino es un cereal que se ha ganado el derecho a ser considerado todo un “superalimento”, por sus múltiples cualidades nutricionales.

semillas de lino

Si te animas a iniciarte en el consumo del lino, te aseguro que comenzarás a notar muy pronto sus beneficios y descubrirás que puedes utilizarlo para cocinar muchas de tus recetas preferidas.

¿Qué es el lino?

El lino, también conocido por el nombre de linaza, es una planta cultivada en prácticamente todo el mundo, aunque su origen se remonta a la región de Oriente Próximo. Uno de los lugares en los que se han encontrado evidencias de la existencia de esta planta desde hace miles de años es a orillas del río Nilo.

En las columnas de los templos en los que los antiguos egipcios grababan sus dibujos es posible reconocer la silueta de esta planta, que les resultaba especialmente útil porque de ella extraían tanto alimento como materia prima para fabricar ropa.

Actualmente, el productor de lino por excelencia es Canadá, seguido muy de cerca por China, pero su producción se extiende a lo largo de todo el territorio mundial.

Propiedades de las semillas de lino

El principal motivo por el que las antiguas civilizaciones valoraban tanto las semillas de lino, y también la causa por la que cada vez más gente interesada en cuidarse de forma natural recurre a este alimento, son las importantes propiedades nutricionales que nos proporciona:

  • Alto contenido en fibra: depurar y saciarnos, ayudarnos a prevenir el estreñimiento y, en general, mejorar nuestro tránsito intestinal son objetivos que las semillas de lino pueden ayudarnos a alcanzar, gracias a su aporte de fibra soluble. En concreto, 100 gramos de semillas de lino contienen hasta 27 gramos de fibra.
  • Contienen gran cantidad de ácidos grasos poliinsaturados: este tipo de componentes, muy en concreto los ácidos grasos omega 3 y 6 presentes en las semillas de lino, son básicos para regular los niveles de grasa en la sangre. Es decir, son fundamentales sobre todo para personas con el colesterol alto. La proporción de estos ácidos grasos en las semillas de lino es de un 25 % para el omega 6 y un 75 % en el caso del omega 3.
  • Nos aportan varias vitaminas y también minerales: lo más significativo es su aporte de vitaminas de los grupos E y B (aunque también contiene vitaminas de los grupos C y K) y de minerales como el hierro, el magnesio, el fósforo, el manganeso, el cobre, el yodo, el zinc, el calcio, el potasio o el silicio.
  • También contienen una cantidad significativa de proteínas: a diferencia de lo que generalmente se suele creer, los vegetales también pueden aportar a nuestro organismo una gran parte de las proteínas que necesita. Las semillas de lino, por su parte, nos ofrecen unos 28 gramos de proteínas por cada 100 gramos.

Las diferentes semillas de lino y sus características

semillas de lino en envase de vidrio

Aunque las propiedades nutricionales que hemos comentado son comunes a todos los tipos de semillas de lino, existen pequeñas diferencias que es importante señalar, en función del tipo concreto de semilla del que se trate. Principalmente, encontramos dos variedades: las semillas de lino doradas y las semillas de lino marrones.

Las semillas de lino doradas

Esta variedad se cultiva mayoritariamente en Estados Unidos, muy especialmente en la región de Dakota del Norte. Con el mismo tamaño y composición, presentan un color ligeramente más claro que el de las semillas marrones, de ahí la elección de sus respectivos nombres.

Debido a su menor producción y a su uso menos extendido, es más complicado encontrar semillas de lino doradas en las tiendas que en el caso de las semillas de lino marrones, a no ser que acudas a establecimientos especializados, y solo se venden enteras.

Las semillas de lino marrones

Este tipo de cultivo es el que se desarrolla principalmente en Canadá, y su producción es mucho mayor. Podrás encontrarlas normalmente en las tiendas, tanto enteras como molidas. La razón por la cual esta variedad es más popular que la anterior puede consistir en que su sabor es mucho más suave.

Respecto a sus propiedades nutricionales, como ya hemos comentado, son muy similares a las que presenta la variedad de semillas de lino doradas, con la única diferencia de que 100 gramos de semillas de lino marrones nos aportan 12,5 gramos de ácido alfa-linolénico (omega 3), mientras que las doradas, 10, 5 gramos. Como ves, la diferencia no es excesiva.

¿Qué beneficios te aportan las semillas de lino?

semillas de lino en desayuno saludable

Por su composición y sus aportes nutricionales, las semillas de lino de cualquier variedad te aportarán una serie de beneficios, si las consumes con cierta frecuencia, que es importante que conozcas:

Reducen los niveles de colesterol

El ácido alfa-linolénico presente en las semillas de lino, indicado como un elemento hipocolesterolemiante, lo convierte en un buen ingrediente en todas las dietas de las personas con el colesterol alto.

Mejoran la circulación sanguínea y la tensión arterial

Se ha demostrado en varios estudios que el consumo de semillas de lino puede contribuir a disminuir la tensión arterial.

En concreto, tras consumir unos 30 gramos de semillas de lino al día (algo más de una cucharada sopera) durante 6 meses, las personas que participaron en uno de estos estudios lograron disminuir su tensión arterial hasta 10 mm de Hg.

Ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares

Precisamente en relación con la reducción del colesterol y la mejora de la presión arterial, el consumo de semillas de lino está muy vinculado con la prevención de ciertas enfermedades cardiovasculares.

Aliadas para las personas diabéticas

El ácido linolénico y el omega 3 que encontramos en las semillas de lino contribuyen a regular los niveles de azúcar en la sangre, por lo que las personas que sufran diabetes pueden beneficiarse de su consumo, tal y como se ha demostrado en varias investigaciones.

Alivian los problemas de estómago

Su alto contenido en fibra te proporcionará una ayuda extra para acabar con el estreñimiento, pero también para aliviar diversos problemas de estómago, ya que contribuye a su bienestar, limpieza y buen funcionamiento. Por ejemplo, mejorarán su estado las personas que sufran gastritis o hemorroides.

Sus enzimas digestivas harán que los alimentos que tomemos sean mejor digeridos, influyendo así en el tránsito intestinal de manera muy positiva.

Tienen propiedades antiinflamatorias

Las propiedades antiinflamatorias que pueden proporcionar las semillas de lino harán su aparición y llevarán a cabo su efecto en todo el organismo en general. Las personas con problemas crónicos, como la artritis, o las que sufren problemas puntuales, como dolores de cabeza o agujetas, deberían tener muy en cuenta este beneficio.

Previene la formación de tumores y otras enfermedades

Los fitoquímicos (lignanos) que se encuentran en las semillas de lino actúan como agentes anticancerígenos. Muy concretamente, destaca su eficacia para prevenir el cáncer de mama, pero también es posible que actúe frente a la formación de tumores de pulmón o de colon.

El motivo es que estos fitoquímicos actúan como antioxidantes y previenen con eficacia la aparición de este tipo de enfermedad, aunque también se vincula a las semillas de lino con la prevención de la obesidad, la hipertensión o las úlceras.

Tienen un efecto depurativo sobre el organismo

Las semillas de lino contribuirán, si las consumimos de forma más o menos habitual, a mantener los intestinos más limpios y depurados. La consecuencia directa de esto será que todos los nutrientes que lleguen a ellos serán mejor absorbidos por el organismo.

La acción desintoxicante de las semillas de lino se explica por su contenido en fibra y también por la presencia de un tipo muy concreto de ácidos grasos, que serán los responsables de la eliminación de las toxinas sobrantes del organismo, así como de los molestos gases intestinales.

¿Engordan las semillas de lino o sirven para adelgazar?

Para responder a esta pregunta, lo primero que habrá que tener en cuenta es que 100 gramos de semillas de lino aportan:

  • 500 calorías
  • 25 gramos de carbohidratos
  • 42 gramos de grasas
  • 18 gramos de proteínas

Si el objetivo de tu dieta o entrenamiento es ganar masa muscular en detrimento de la grasa corporal, las semillas de lino te ayudarán a conseguirlo, ya que son muy útiles a la hora de transformar las grasas en energía, algo especialmente positivo en el momento previo de la práctica deportiva.

Además, por otro lado, hay que destacar que la fibra que contienen las semillas de lino y su poder saciante nos pueden ayudar a depurar nuestro organismo y, sobre todo, a comer menos.

Unido a ello, encontramos que la misma fibra será la responsable de evitar que retengamos líquidos, con el positivo efecto que esto tendrá sobre nuestra apariencia y estado físico. Asimismo, hay que valorar también sus propiedades diuréticas.

Todo dependerá, en cualquier caso, de cómo combinemos en nuestra dieta el consumo de las semillas de lino con otros alimentos, siempre enfocándonos hacia el máximo aprovechamiento de sus nutrientes.

Las contraindicaciones de las semillas de lino

Las semillas de lino no suelen estar indicadas para embarazadas o niños pequeños, ya que algunos de sus muchos efectos pueden llegar a ser contraproducentes en el organismo del feto o bebé, que todavía está formándose. Ante todo, recuerda recurrir siempre a un especialista si tienes alguna duda.

Por otro lado, si no estás habituado a incluir en tu dieta cereales o semillas en cantidades significativas, es posible que los beneficios nutricionales de las semillas de lino se vean eclipsados en tu caso por molestias estomacales, hasta que tu cuerpo se acostumbre a digerirlas. También puede suceder que se produzca un efecto laxante.

Asimismo, la presencia de unos componentes que actúan de forma muy similar a los estrógenos (aunque de forma mucho más débil) en las semillas de lino, puede ser perjudicial a nivel hormonal. Y es que se pueden producir cambios en la menstruación y no se recomienda su consumo en mujeres con quistes en los ovarios o endometriosis.

A pesar de todo ello, lo más frecuente es que, si no tienes problemas o enfermedades previas, y comienzas a tomar las semillas de lino de forma gradual, su consumo no te cause ninguna contraindicación.

Otros usos y aplicaciones de las semillas de lino

semillas y aceite de linoAdemás de su uso alimenticio y sus muchos beneficios nutricionales, las semillas de lino nos pueden reportar más ventajas en otros aspectos.

Semillas de lino para cuidar tu piel

En el caso de que padezcas algún tipo de problema dermatológico, como eczemas o psoriasis, aplicar sobre tu piel o sobre las zonas afectadas una pequeña cantidad de aceite de lino cada noche puede mejorar su aspecto, e incluso hacer que desaparezcan. Al dejarlo actuar mientras duermes, su efecto será mucho mayor.

Semillas de lino para mejorar el aspecto y la salud de tu pelo

Si notas tu pelo áspero, frágil o con caspa, el aceite de lino también te ayudará, porque al aplicar una muy pequeña cantidad sobre el cabello, realizar un masaje en el cuero cabelludo y después aclarar, estarás contribuyendo a mejorar sensiblemente su aspecto.

¿Por qué? Por sus ácidos grasos y sus múltiples vitaminas, que propiciarán que tu pelo luzca más sano y fuerte, además de facilitar su crecimiento. Los antioxidantes, por su parte, provocarán que se te caiga menos el pelo y que envejezca a un ritmo más lento.

Los efectos positivos de las semillas de lino para la mujer

Las semillas de lino contienen ‘estrógenos débiles’ que contribuyen a aumentar la cantidad de transportadores de estrógenos.

Esto puede ayudar a reducir los molestos síntomas que la menopausia provoca en las mujeres, como por ejemplo los sofocos.

Las mejores ideas para tomar tus semillas de lino

Semillas de lino al natural

Adquiere tus semillas de lino enteras y añade una cucharada a tus bocadillos, tostadas, ensaladas, yogures… incluso para elaborar pan o pasteles. ¡Las opciones son muchas!

Semillas de lino trituradas

Es una de las mejores opciones, ya que al desprender la capa exterior de la semilla se logrará aprovechar más todas sus enzimas de origen natural.

Además, será la opción más recurrente en las tiendas, aunque también puedes hacerte con un molinillo de café para triturar tú mismo las semillas, hasta que queden bien finas.

Puedes aplicar o utilizar las semillas de lino trituradas exactamente de las mismas formas que si las semillas se presentan enteras o al natural.

Semillas de lino hervidas

Otra opción es tomar las semillas hervidas en agua.

El proceso es muy sencillo: pon a hervir una cantidad de agua equivalente a un vaso, y añade una cucharada de semillas.

Verás como poco a poco la mezcla se comienza a volver más pastosa, y será entonces cuando podrás quitarla del fuego y beberla. Si lo haces por la mañana, contribuirás muy especialmente a prevenir o disminuir el estreñimiento.

Aceite de lino

Es probable que prefieras optar por consumir las semillas de lino en forma de aceite: es lo que conocemos por aceite de lino o aceite de linaza. Podrás encontrarlo con facilidad en supermercados y tiendas especializadas.

No obstante, si te animas a hacer aceite de lino casero, solo tendrás que dejar en remojo las semillas la noche anterior. Comprobarás que al día siguiente se habrá formado una especie de gelatina, que solo tendrás que colar o filtrar para poder aplicarla directamente sobre el pelo y dejar que actúe, haciendo especial hincapié en que llegue al cuero cabelludo.

Harina de lino

Con las semillas de lino también se puede obtener harina, que se puede utilizar posteriormente en la elaboración de múltiples platos y recetas, como si de harina de trigo o maíz se tratase.

Puedes comprarla o hacerla tú mismo. Se trata simplemente de triturar las semillas de una forma mucho más intensa, hasta lograr una textura muy parecida a la de la harina que todos conocemos. También puedes valerte de instrumentos mucho más eficaces, como una prensa.

En cualquier caso, esta forma de tomar las semillas de lino te permitirá disfrutar de todos los beneficios de una forma más ligera, facilitando su digestión.

Conclusión

Como has podido comprobar, las semillas de lino ofrecen multitud de beneficios nutricionales y estéticos, y además se pueden tomar de muchas formas. Te permitirá darle a tus recetas un toque muy especial, al mismo tiempo que contribuirás a cuidarte de forma natural.

Su contenido en fibra y en omega 3 y sus muchas vitaminas y minerales son algunos de los aspectos más destacados de este alimento vegetal, que ha sido utilizado desde la antigüedad para mejorar la salud de nuestros antepasados.



Categorías: