Leche de Alpiste - Beneficios, propiedades y receta casera

leche de alpiste

Las personas interesadas en cuidar nuestra salud y mejorar nuestro estado físico buscamos continuamente nuevas fuentes de alimentación que nos ayuden a cumplir nuestros objetivos y que, a la vez, nos permitan disfrutar del proceso.

Por ello, quiero hablarte de uno de los alimentos que puede sernos de gran ayuda en este sentido: la leche de alpiste. Se trata, más bien, de un superalimento, porque su consumo nos proporciona numerosas propiedades nutricionales e interesantes beneficios para nuestra salud.

¿Quieres saberlo todo sobre la leche de alpiste? Presta atención, porque te voy a contar cómo esta semilla, utilizada en su origen como alimento para animales, es capaz de ofrecer también al ser humano una combinación de beneficios única.

La leche de alpiste y sus propiedades

En primer lugar, ¿sabes qué es el alpiste? Hablamos de la semilla de un cereal que es muy consumida, ante todo, para alimentar a las aves domésticas. No obstante, este alimento procedente principalmente del mar Mediterráneo es cada vez más utilizado, también, para el consumo humano.

Y una de sus principales formas de consumo entre las personas es a través de la leche de alpiste. Este rico y nutritivo preparado lo comercializan ya muchas marcas, aunque también puede elaborarse de una forma muy sencilla en casa, y nos proporcionará múltiples propiedades nutricionales:

  • Es una importante fuente de proteínas vegetales: en tan solo medio vaso de leche de alpiste (100 gramos), podemos encontrar hasta 13 gramos de proteínas.
  • Además, contiene vitaminas y minerales, concretamente magnesio, calcio, potasio y fósforo. Así, por cada 100 gramos de producto obtendremos, aproximadamente, 400 mg de magnesio, 800 miligramos de potasio y 200 mg de calcio.
  • Contiene ácidos grasos omega 3: se trata de grasas insaturadas y saludables que son fundamentales para que el cuerpo pueda llevar a cabo muchas de sus funciones vitales.

Los beneficios de consumir leche de alpiste con regularidad

 semillas de alpiste en cuchara de madera

Como puedes ver, la leche de alpiste tiene una composición más o menos simple de nutrientes, pero la combinación de todos ellos hace que estemos hablando de una bebida única. Toma nota de todos los beneficios que su consumo habitual nos puede proporcionar:

Es un potente antioxidante

La vitamina E que contiene la leche de alpiste la convierte en un alimento antioxidante. Esto quiere decir que combate la acción que realizan los radicales libres en nuestro organismo, que desgastan y destruyen nuestras células. Para combatir ese desgaste, el consumo de antioxidantes es muy importante, y la leche de alpiste es un buen recurso para obtener ese aporte que necesita nuestro organismo.

Sirve para combatir la inflamación

Las enzimas (un tipo concreto de proteínas especializadas) presentes en la leche de alpiste te ayudarán a desinflamar sistemas y órganos, como el hígado y los riñones. Como resultado, este alimento actúa, por ejemplo, para frenar el avance de la cirrosis o incluso para prevenirla.

Este efecto desinflamatorio también puede aplicarse a los huesos o al estómago, ya que las enzimas acuden directamente al problema y lo atacan de forma localizada.

Regula los niveles de azúcar en el organismo

Un beneficio clave sobre todo en casos de diabetes, pues varias de las proteínas que contiene la leche de alpiste son realmente eficaces a la hora de estabilizar los niveles de azúcar en la sangre.

El motivo es que uno de los órganos que se verá beneficiado por el poder antiinflamatorio de la leche de alpiste es el páncreas, y debemos recordar que el origen de la diabetes se encuentra en un mal funcionamiento de este órgano.

Es diurética

La leche de alpiste es altamente diurética, lo que significa que contribuirá a eliminar el exceso de líquidos en nuestro cuerpo. Esto nos ayudará a sentirnos mucho mejor y, si estamos tratando de perder peso, nos resultará muy útil.

Mejora la circulación y estabiliza la tensión arterial

Precisamente ese efecto diurético de la leche de alpiste es el que nos servirá, también, para reducir la tensión arterial y conseguir una correcta circulación de la sangre.

Combate el colesterol

La responsable de este beneficio es una de las enzimas de la leche de alpiste, la lipasa, que sirve para eliminar de forma más eficiente las grasas perjudiciales de nuestro organismo, previniendo así el aumento del colesterol.

Además, te ayudará a perder peso, pues este elemento es crucial si se está tratando de luchar contra el sobrepeso o la obesidad.

Favorece el correcto crecimiento y activa el metabolismo

Y lo hará gracias a su aporte de vitamina B, pues se considera un elemento esencial para el crecimiento adecuado de las personas. Asimismo, contribuye a la correcta descomposición de los residuos de los alimentos que ingerimos, es decir, influye de manera positiva en el metabolismo.

Beneficia al sistema nervioso

El magnesio que encontrarás en la leche de alpiste es fundamental para que el sistema nervioso funcione correctamente. Esto es, para que nuestras reacciones y respuestas sean más rápidas y nuestra mente esté más ágil y despejada.

Protege y fortalece los huesos

Su contenido en calcio, mayor que el de otras leches vegetales, nos permitirá fortalecer nuestros huesos y prevenir problemas derivados de la falta de este mineral, como la osteoporosis.

¿Sirve la leche de alpiste para adelgazar?

Tal y como te he comentado, los ácidos grasos insaturados que contiene la leche de alpiste son efectivos para luchar contra el exceso de grasa en nuestro organismo. Además, las enzimas también son muy útiles a la hora de ayudarte a cumplir tu objetivo de bajar de peso.

Por otra parte, al efecto diurético de la leche de alpiste hay que sumarle el efecto saciante. Si pruebas a beber únicamente medio vaso de leche de alpiste en ayunas o incluso antes de cada comida, verás cómo tu estómago se siente saciado y no necesita que lo llenes con más alimento.

En cuanto a las calorías de la leche del alpiste, su proporción es de aproximadamente 50 o 60 calorías por cada vaso de leche de alpiste. Si lo pensamos bien, esta cantidad de calorías es muy inferior a la de que contienen otras bebidas, como la leche de origen animal o la leche de arroz, que engordan mucho más.

Si, además, de todo esto, tenemos en cuenta que las consecuencias de tomar leche de alpiste sobre el metabolismo hacen que este se acelere, estaremos contribuyendo a que el gasto calórico aumente. Por lo tanto, podemos afirmar que la leche de alpiste es un gran aliado de las personas que pretenden adelgazar.

No en vano, su contribución a la pérdida de peso es uno de sus beneficios más conocidos y una de las razones principales por las que cada vez más gente se anima a consumir leche de alpiste con frecuencia.

¿Tiene alguna contraindicación?

Es posible que te preguntes si a todos estos beneficios hay que añadirle algún tipo de contraindicación al consumo de leche de alpiste. Pues bien, aunque se trata de uno de los alimentos vegetales más saludables que existen, es cierto que su poder diurético, en algunos casos, puede tener algunos efectos negativos en el organismo. Estos efectos tienen que ver con la eliminación de líquidos, algo que suele traer consigo también una importante pérdida de minerales.

También es posible que este exceso de evacuación que puede producir una alta ingesta de leche de alpiste provoque la irritación de las vías urinarias, algo que suele generar incómodas sensaciones, muy similares a los que se dan en casos de cistitis.

Eso sí, estas contraindicaciones o efectos secundarios podrían aparecer en el caso de que el consumo de la leche de alpiste sea sostenido en el tiempo y sin realizar descansos. Por este motivo, es importante que, si te decides a consumir con cierta frecuencia leche de alpiste, lo hagas con cierta moderación.

Hay que tener en cuenta que el alpiste es un cereal que no suele incluirse de forma habitual en las dietas de los seres humanos. Por ello, es posible que ciertas personas reaccionen ante el consumo de su bebida rechazándola. Algo que puede facilitar la adaptación a este alimento es tomarlo de forma alterna y descansando varios días entre cada toma.

Respecto a la dosis diaria recomendada, lo mejor es que comiences, como mucho, tomando un vaso de leche de alpiste al día. De esta forma disfrutarás de todos sus beneficios de forma saludable y sin asumir riesgos.

El consumo de leche de alpiste en niños y bebés: ¿es buena para ellos?

Existen opiniones encontradas respecto a la idoneidad de darle a los bebés y a los niños pequeños leche de alpiste. Por un lado, y debido a las contraindicaciones que hemos comentado que pueden ocurrir, hay quien afirma que no es adecuado que los niños tomen este tipo de leche vegetal.

Y es que tanto el estómago de los bebés como el resto de su cuerpo está en esos momentos de su vida comenzando a formarse, y el hecho de que sufran problemas intestinales o relacionados con la pérdida de importantes nutrientes puede ser crucial.

Pero, por otro lado, hay expertos que aseguran que su capacidad de influir positivamente en el metabolismo y en el crecimiento de los huesos puede ejercer enormes beneficios sobre el organismo de los niños y los bebés. Asimismo, sus propiedades antiinflamatorias pueden prevenir numerosos problemas en los niños.

En cualquier caso, lo mejor será recurrir a la moderación y, sobre todo, a la consulta de cualquier duda a un especialista.

La leche de alpiste y el cuidado de la piel

La leche de alpiste es considerada por muchos como un auténtico ‘medicamento cutáneo’. Y es que, al aplicarla directamente sobre la piel, ejerce un efecto cicatrizante, especialmente útil en el caso se padecer erupciones u otro tipo de afecciones.

Su poder antioxidante también favorece que su uso en la piel haga prevenir la aparición de las arrugas. Asimismo, varios de los beneficios que hemos comentado que proporciona la leche de alpiste pueden hacer que luzcamos una piel más sana y bonita. Y es que, por ejemplo, al mejorar la circulación de la sangre, se prevendrá la aparición de celulitis.

También su contenido proteico y sus aminoácidos, sobre todo la fenilalanina y la arginina, provocan la formación de colágeno, un elemento esencial para lograr la firmeza de la piel.

Receta casera de leche de alpiste

Teniendo todo esto en cuenta, si decides animarte a probar la leche de alpiste, una opción es hacerla en casa. Necesitarás muy pocos ingredientes, la tendrás lista en muy pocos pasos y podrá conservarse durante días, en el caso de que no la consumas toda en el momento.

A continuación, tienes toda la información necesaria para hacer tu propia leche de alpiste casera:

Los ingredientes

Para elaborar la leche de alpiste solo necesitarás:

  • 12 cucharadas soperas de semillas de alpiste.
  • Un litro de agua.
  • Cualquier endulzante natural, por ejemplo miel o canela.

Respecto a las proporciones, son orientativas. Siempre puedes utilizar menos alpiste y agua si no deseas tanta cantidad de bebida, o reducir la cantidad de alpiste o agua en función de si deseas una leche de alpiste más o menos espesa.

En lo referente al endulzante, te recomiendo utilizarlo porque le dará a tu bebida vegetal un toque muy sabroso. Sin embargo, debes saber que la leche de alpiste tiene, por sí misma, un sabor muy agradable. Así que lo dejo a tu elección.

La preparación

A continuación, te explico todo el proceso, tan sencillo que podrás tener tu leche de alpiste lista en muy poco tiempo:

  1. Antes de ponerte a preparar la leche de alpiste, deja las semillas en remojo. Esto debes hacerlo, por lo menos, durante 8 horas. Y, como algo opcional, puedes lavar el alpiste antes de dejarlo en remojo.
  2. Desecha el agua del remojo (no nos sirve) e introduce las semillas en una batidora o licuadora, junto una pequeña parte del agua. Bátelo y todo y, poco a poco, ve introduciendo el resto del agua, hasta que obtengas la textura deseada.
  3. Cuela la mezcla con la ayuda de un filtro o una bolsa especial para preparar leches vegetales. Te recomiendo repetir este paso tantas veces como sea necesario, hasta que veas que el líquido resultante esté completamente líquido y libre de grumos.

¡Y ya tendrás lista para consumir tu propia leche de alpiste! Recuerda que los restos de la preparación los puedes guardar para elaborar de nuevo leche de alpiste o para utilizarlos sobre la piel. Así, aprovecharás al máximo las semillas de alpiste.

La conservación

Aunque la leche de alpiste, como cualquier bebida vegetal, puede aguantar varios días en la nevera, es recomendable que trates de consumirla en el mismo momento de su preparación o, si no es posible, antes de que pasen dos o tres días. De lo contrario, es muy probable que parte de sus beneficios se hayan perdido.

Conclusión

La leche de alpiste, como muchas otras bebidas vegetales, nos puede proporcionar una combinación única de beneficios nutricionales. Su sabor es único y, si nos interesa, se puede elaborar muy fácilmente en casa.

Además, por si fuera poco, la leche de alpiste es muy útil para hipertensos, diabéticos, para personas con el colesterol alto y para aquellos que están tratando de adelgazar. Y, por supuesto, es apta para celíacos y para intolerantes a la lactosa.

¿Qué más se le puede pedir a esta deliciosa bebida?



Categorías: