Leche de Avena - Propiedades, beneficios y receta casera

leche de avena - propiedades y beneficios

Todos sabemos que los cereales son grandes aliados del ser humano desde tiempos inmemoriales, pues sirven tanto para su propio sustento, como para alimentar al ganado. Y es que pocos alimentos son tan beneficiosos para la salud y, a la vez, tan simples.

Las propiedades de los cereales son de sobra conocidas, pero quiero compartir contigo los beneficios específicos del que puede considerarse el cereal más completo: la avena.

Resulta tan nutritiva, que cada vez somos más los que nos animamos a incluirla en nuestra dieta e incluso a cambiar los lácteos por las leches vegetales, como la que se puede obtener a partir de la avena.

Si todavía no conoces los beneficios y la utilidad de la leche de avena, te animo a continuar leyendo para descubrirlo todo sobre esta bebida tan saludable.

¿Qué es la leche de avena?

Aunque las propiedades de la avena son muchas, se trata de un cereal bastante menos consumido que el trigo o la cebada. Al menos hasta ahora, momento en que nos empezamos a dar cuenta de lo positivo que es este cereal para la salud.

Es por este motivo que comienza poco a poco a generalizarse su consumo, también en forma de líquido. Popularmente conocido como leche de avena, por su textura y su color tan similares a los de la leche, este alimento se convierte, así, en la alternativa ideal para los intolerantes a la lactosa y para los que deseen seguir una dieta vegana.

No obstante, no es una opción solo para unos pocos. Todos podemos beneficiarnos de los nutrientes que aporta esta leche vegetal, cuyos ingredientes principales son copos o granos de avena y agua, pero a la que se le pueden añadir un sinfín de complementos que le darán un toque aún más dulce y delicioso.

Las propiedades de la leche de avena

leche de avena en recipiente de vidrio

Tomando leche de avena con regularidad estarás aportando a tu cuerpo una ingente cantidad de nutrientes. Puedes, de hecho, convertirla en el sustituto de la leche de origen animal, ya que a una determinada edad nuestro cuerpo deja de necesitarla y puede obtener el calcio y las vitaminas que contiene consumiendo derivados, como yogures o quesos.

¿Quieres saber todo lo que la leche de avena puede aportar a tu organismo? Presta atención:

  • Proporciona una gran cantidad de proteínas. Como es lógico, nunca será igual al número de proteínas que proporciona la leche de vaca, pero la leche de avena es uno de los líquidos vegetales que más altos niveles contiene.
  • También tiene calcio. Como en el caso de las proteínas, los niveles de calcio no pueden ser nunca iguales a los que aporta la leche de origen animal, pero destaca especialmente la cantidad de calcio que contiene la leche de avena. Para que te hagas una idea de la proporción, un vaso de leche de vaca contiene el 35 % del calcio diario recomendado, y un vaso de leche de avena un 10 %.
  • Contiene mucha fibra. Ayuda, por tanto, a regular el tránsito intestinal y a tratar problemas de estreñimiento.
  • Su digestión es ligera. Aunque no seas intolerante, si sueles padecer digestiones pesadas la leche de avena te resultará mucho más suave y tu estómago la agradecerá.
  • Aporta vitaminas, sobre todo del grupo B, que son esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso.
  • Aporta carbohidratos de absorción lenta, que, al contrario de lo que a veces se piensa, son nutrientes necesarios, también para adelgazar.
  • Contiene ácidos grasos omega 6 (es lo que llamamos la ‘grasa buena’), que ayudan a mantener a raya el colesterol.

Los beneficios que aporta la leche de avena

Como puedes comprobar, no son pocos los nutrientes que contiene la leche de avena, y todos ellos te proporcionarán una serie de beneficios que debes tener en cuenta:

Activa el cuerpo y fortalece músculos

No solo los deportistas necesitan consumir proteínas a diario. Aunque son especialmente indispensables para ellos, todos necesitamos una cantidad mínima diaria de proteínas, y en la leche de avena las encontraremos.

Contribuye a mantener la salud de nuestros huesos

Aunque no aporta tanto calcio como la leche de origen animal, su contenido es aun así muy valioso. Tan solo será necesario complementar el consumo de la leche de avena con otros derivados lácteos para garantizar que estamos contribuyendo a cuidar nuestros huesos y a mantenerlos sanos y fuertes. En definitiva, lo importante es tener claro que esta leche vegetal sí tiene calcio.

Mejora el tránsito intestinal

Es especialmente idónea para las personas que sufren problemas de estómago o padecen con frecuencia estreñimiento. Su alto contenido en fibra regula el tránsito y mejora el estado de nuestros intestinos. Ten en cuenta que, con el estómago sano, la sensación de bienestar general es mucho mayor.

Elimina la sensación de pesadez

No es necesario ser intolerante a la lactosa para que la leche de origen animal, en ocasiones, te siente pesada. Esto no te ocurrirá con la leche de avena, que proporciona digestiones mucho más agradables y contribuye a hacer desaparecer la sensación de hinchazón de nuestro organismo.

Reduce la ansiedad y el estrés

Gracias a su aporte de vitaminas del grupo B, esenciales para nuestro sistema nervioso y su correcto funcionamiento, la leche de avena proporciona un alivio totalmente natural del estrés y la ansiedad. Numerosos estudios han demostrado que este grupo de vitaminas contribuyen a que el cuerpo se calme y se relaje de forma paulatina.

Influye positivamente en la memoria

Es precisamente este aporte de vitaminas el que además contribuirá a que tengas una mejor memoria. Se ha logrado demostrar que concretamente la presencia de vitamina B12 en nuestro organismo está directamente relacionada con el aumento de la memoria y de la agilidad mental.

Aumenta tu energía

Debido ante todo a su contenido de carbohidratos, la leche de avena es ideal para comenzar el día con energía o para consumirla si se va a practicar deporte.

Es positivo en caso de diabetes

Además, estos carbohidratos son de absorción lenta, lo que permitirá al organismo tener un mayor control sobre los niveles de azúcar presentes en la sangre. Esto convierte a la leche de avena en un alimento apto y útil para las personas que padecen diabetes.

Previene y controla el colesterol

Las grasas insaturadas omega 6 que contiene la leche de avena son muy útiles para prevenir la subida del colesterol conocido como ‘malo’, al mismo tiempo que propicia la subida del ‘bueno’.

Protege al corazón

Por el mismo motivo, con el consumo de este alimento se previenen posibles enfermedades cardiovasculares, pues favorece la eliminación de la grasa que puede acumularse en las arterias.

¿Sirve la leche de avena para adelgazar?

leche de avena

Si estás tratando de perder peso, es muy probable que te preguntes si la leche de avena es apta también para las dietas de adelgazamiento. La respuesta es sí, por tres motivos:

  • Aporta muy pocas calorías: sin dejar de proporcionar bastante energía, unos 100 mililitros de leche de avena aportan tan solo 34 calorías. Si lo comparamos con la misma cantidad de leche entera de origen animal, nos encontramos con casi el doble, 62.
  • Genera sensación de saciedad: es ideal si quieres reducir tu apetito, para así comer menos cantidad de comida y lograr tu objetivo: perder de peso. Por ello, no descartes tomar un vaso de este valioso líquido antes de las comidas.
  • Disminuye la ansiedad que se puede producir cuando llevamos a cabo una dieta de adelgazamiento. Ejercer ese control sobre nosotros mismos y sobre nuestro apetito es probable que nos genere estrés, y la leche de avena contribuirá a disminuirlo.

¿Es apta para bebés y niños?

Para responder esta pregunta lo más importante es tener en cuenta que los niños, y sobre todo los bebés, no necesitan los mismos nutrientes ni los mismos tipos de alimentos y cantidades que los adultos.

Por otro lado, su estómago y su sistema digestivo en general, como todo su cuerpo, se está desarrollando todavía, por lo que es probable que no digieran con normalidad determinados componentes.

Es el caso, por ejemplo, de la fibra. La leche de avena contiene una importante cantidad de fibra, que puede que un niño menor de 12 meses no pueda tolerar bien. A partir de esta edad, no debería tener problema alguno. Y, si se quiere empezar antes, recuerda que hay marcas que comercializan leche de avena especialmente preparada para bebés.

También es clave valorar que, si se pretende que la leche de avena sustituya por completo a la leche de origen animal en la dieta de un niño o de un bebé, habrá que tratar de complementar su alimentación, con el objetivo de cubrir todo el aporte de calcio y proteínas que necesita.

Y es que estos dos nutrientes son básicos para su crecimiento, y ya hemos comentado que en las leche de origen vegetal sus cantidades son inferiores. No obstante, la leche de avena es una muy buena alternativa, pues, de todas las leches vegetales, es la que más cantidad de calcio y proteínas contiene.

Respecto a las vitaminas y los minerales, su aporte es muy representativo. Sin embargo, has de saber que la leche de avena no contiene vitamina D, fundamental para procesar y absorber bien el calcio.

¿Y para intolerantes al gluten?

campos de avena

En principio, la respuesta es no. Las personas celíacas, que padecen reacciones alérgicas y problemas de estómago al ingerir alimentos que contienen gluten, suelen eliminar directamente cualquier tipo de cereal de su dieta.

Sin embargo, si es tu caso, has de saber que la avena… ¡no contiene gluten! Es un cereal que está compuesto por avenina, y no por gliadina. Se trata de dos proteínas distintas y esta última es la que causa la intolerancia que sufren los celíacos.

¿Pueden entonces los intolerantes al gluten tomar leche avena? Sí, pero con condiciones.

En primer lugar, asegurándose de que en el envase se indica que es un producto ‘libre de gluten’ o ‘gluten free’. Durante el proceso es posible que se haya mezclado la avena con trazas de trigo u otro cereal, por tanto únicamente estará libre de gluten si se elabora de forma aislada por parte de productores que, además, deberán obtener una certificación que avale que su producción de avena no está contaminada y no contiene gluten.

Aun así, se ha comprado que, por norma general, los intolerantes al gluten digieren correctamente la avena no contaminada, pero en pequeñas cantidades. Aproximadamente unos 50 gramos al día (unas 3 cucharadas) no deberían suponer ningún problema.

Beneficios de la leche de avena para la piel

La leche de avena, gracias a su formato líquido, se utiliza en otros ámbitos además del de la alimentación. Otras partes de nuestro cuerpo pueden, así, beneficiarse de las increíbles propiedades de la avena, derivadas de sus numerosos nutrientes.

Es posible que no te hayas dado cuenta, pero muchas marcas de jabones, champús o cremas incorporan a sus lociones extractos de leche de avena. ¿La razón? Como ya les ocurrió a los árabes y a los egipcios hace miles de años, se han dado cuenta de que este maravilloso producto es tremendamente útil para el cuidado de la piel.

Limpia y previene el acné

En primer lugar, tiene un potente poder limpiador, ya que sus partículas son capaces de absorber todo tipo de residuos. Es esta limpieza la que ayudará, también, a combatir el acné. Con su aplicación se conseguirá disminuir el exceso de sebo y se exfoliará la piel del rostro, previniendo la aparición de esos molestos granitos en la cara.

Relaja y destensa

Además, mientras limpiamos nuestro rostro su contenido es fósforo hará disminuir la dureza del agua, produciendo sobre nuestra piel una agradable sensación de suavidad y relajación.

Hidrata

Al mismo tiempo, aporta hidratación a nuestra piel, lo que la convierte en un importante aliado para acabar con irritaciones y picores, o simplemente para mejorar el aspecto de las pieles secas.

Cura

En la misma línea, si padeces dermatitis atópica o erupciones, prueba aplicarte cada día un poco de leche de avena sobre las zonas afectadas, y verás como mejoran. Y si te has quemado por el sol o has sufrido picaduras de mosquitos, su aplicación también aliviará  considerablemente sus efectos.

Protege

La leche de avena, aparte de hidratar profunda y suavemente la piel, construye una barrera de protección que evitará las agresiones de factores externos. Es por ello que aplicarla también en bebés es una muy buena idea.

Beneficios de la leche de avena para el pelo

También tu cabello puede lucir más bonito y sano al aplicarle una mascarilla hecha a base de leche de avena.

Aporta sedosidad

Prueba a usarla después de tu champú habitual y notarás los efectos enseguida. Tu cabello tendrá una apariencia más sedosa, menos seca.

Nutre e hidrata en profundidad

Asimismo, igual que ocurre cuando se aplica en la piel, en el pelo ayuda a combatir la sequedad del cuero cabelludo. Es ideal, por tanto, para casos de caspa, cabellos grasos o si se sufren picores con frecuencia.

Puedes comprar productos específicos que contengan avena, o recurrir directamente a la leche de avena para aplicarla sobre la piel o el cabello. Debido a que la leche de avena tiene una textura bastante espesa, su aplicación será sencilla.

No obstante, si deseas más consistencia siempre puedes moler tú mismo los copos de avena y añadirles la cantidad de agua caliente que consideres hasta lograr el espesor deseado. ¡Es facilísimo!

¿Su uso tiene contraindicaciones?

Hasta ahora hemos visto las excelentes propiedades de la leche de avena, que solo aportan beneficios a nuestro cuerpo. Pero ¿tiene la leche de avena alguna contraindicación o efecto secundario sobre nuestro organismo?

Prácticamente, no. El único efecto negativo que se ha evidenciado es el que podría causar el importante aporte de fibra que proporciona la avena. Y es que, en personas especialmente sensibles o tras un elevado consumo, se pueden producir gases o flatulencias.

También es posible que a las personas con problemas intestinales les siente mucho mejor la leche de avena caliente que tomarla fría, simplemente porque se digiere mejor.

Pero, en líneas generales, podemos afirmar que, si se realiza un consumo responsable y no excesivo, la leche de avena solo aporta beneficios.

Hazla tú mismo

Precisamente por esta razón, porque la leche de avena únicamente puede beneficiar a tu organismo, quiero animarte a probarla e, incluso, a que la elabores tú mismo en casa. Para ello, tan solo necesitarás avena, agua y los ingredientes para endulzarla que más te gusten, por ejemplo: canela, azúcar, miel, vainilla…¡hay muchas opciones!

Los diferentes tipos de avena

campo de avena

Por otro lado, tendrás que elegir el tipo de avena que prefieres para la elaboración de tu leche de avena. Quizá la más usada sea la avena en polvo, pues se trata de la forma más cómoda y rápida de disfrutar de todos los beneficios de un buen vaso de leche de avena, pues es prácticamente instantánea.

También podemos usar la avena en forma de copos, que normalmente se obtienen de hervir y aplanar con rodillos la avena. Con esto se obtiene un formato muy atractivo, el de los copos, pero es probable que por el camino se pierdan parte de las propiedades y efectos nutritivos, aunque la variación suele ser mínima.

Otra posibilidad es la de optar por la avena cortada, en cuyo proceso de fabricación se recurre al corte en lugar de al aplastamiento, obteniendo así el resultado menos procesado y más natural de todos, pero el que más tiempo de cocinado requerirá después.

La preparación

En cualquier caso, lo que tendrás que hacer es triturar los copos o trozos de avena para luego mezclarlos con el resto de ingredientes. En función del nivel de espesor que desees que tenga tu leche, triturarás más o menos la avena. Por ello, si no la quieres totalmente líquida, no utilices la avena en polvo: serán mejor opción los copos o a la avena en corte.

Necesitarás, por lo tanto, una batidora (o licuadora) y un colador, para obtener un líquido sin grumos. Mezclarás aproximadamente un litro de agua con la avena y lo triturarás todo, sin necesidad de que se deshaga la avena por completo (para separar los grumos utilizaremos el colador). Eso sí, recuerda dejar la avena en remojo al menos 12 horas antes de empezar a prepararla, salvo que hayas optado por la avena en polvo.

Una vez colado el líquido le echaremos un poco de sal, y será el momento también de darle ese toque dulce que hará que tu leche de avena esté aún más deliciosa. Personalmente, creo que una pizca de canela y una cucharadita de miel son el mejor aderezo para este líquido tan saludable.

La conservación

La leche de avena casera se debe conservar en la nevera, dentro de un recipiente hermético (para que no le entre nada de aire) y, en principio, no se estropea con el paso de los días.

Lo que sí le ocurre es que, incluso con el paso de las horas, el líquido va perdiendo poco a poco las propiedades que le aporta la avena, por lo que es recomendable que la elabores justo en el momento en el que la quieres consumir. Como mucho, intenta no tardar más de dos días en consumirla para que se evaporen el menor número de nutrientes posible.

Si no te la puedes acabar como bebida, ten en cuenta que la leche de avena tiene muchas otras aplicaciones. Además de usarla para mejorar la salud y el aspecto de tu piel y cabello, también puedes cocinar con ella. De hecho, tiene prácticamente la misma utilidad que la leche de origen animal a la hora de elaborar cualquier receta.

Conclusión

La leche de avena es un superalimento, con más propiedades que el resto de cereales y numerosos beneficios para nuestro organismo, nuestra piel y nuestro pelo.

Nuestro paladar también puede disfrutar de la leche de avena, pues tiene una textura inconfundible y un sabor tan dulce como tú quieras. Es ideal para tomar sola, pero la leche de avena sirve además para elaborar batidos y cocinar un sinfín de platos.

Con ella, los intolerantes a la lactosa o las personas que siguen una dieta vegana pueden seguir tomando leche, pero de sus propiedades y nutrientes nos podemos beneficiar todos.



Categorías: