Leche de Avellanas - Propiedades, beneficios y receta casera

leche de avellanas

La leche de avellanas, elaborada a partir de uno de los frutos secos más consumidos, es una bebida vegetal, dulce y muy saludable. Tanto si necesitas encontrar una alternativa a la leche de origen animal, por ser intolerante a la lactosa o vegano, por ejemplo, como si simplemente deseas cuidarte disfrutando de un sabor único, la leche de avellanas es una interesante alternativa.

Y es que se trata de una bebida altamente nutritiva. Aunque su consumo se ha ido extendiendo a lo largo y ancho de todo el mundo, las mayores producciones de avellanas las encontramos en el sur de Europa, en el noroeste de los Estados Unidos y en Chile.

Si quieres saber todas las propiedades y beneficios nutricionales que puede proporcionar a nuestro organismo la leche de avellanas, así como conocer su receta, en caso de que quieras elaborarla tú mismo, te recomiendo que sigas leyendo.

Propiedades nutricionales de la leche de avellanas

Estas son las propiedades más destacadas de la bebida vegetal elaborada a base de avellanas:

  • Contiene vitaminas: su aporte más importante es el de vitamina E, que proporciona a la leche de avellanas un poder antioxidante. También destaca la presencia de vitamina B9, también conocida como ácido fólico.
  • Tiene minerales: sobre todo, calcio y magnesio, aunque también contiene hierro, cobre, selenio, manganeso y zinc. Se trata de una magnífica combinación que aporta al organismo numerosos beneficios, que veremos más adelante.
  • Proporciona arginina: se trata de un aminoácido, es decir, un componente específico de las proteínas, que potencia la inmunidad del organismo.
  • Contiene ácidos grasos monoinsaturados, que son lo que conforman lo que conocemos como ‘grasas buenas’ o ‘grasas saludables’.

Principales beneficios de tomar leche de avellanas

leche de avellanas tostadas

Gracias a las propiedades nutricionales que hemos comentado, la leche de avellanas puede proporcionarte numerosos beneficios. Te los explico todos a continuación:

Tiene un efecto antioxidante

Nos encontramos ante una bebida que es un antioxidante natural, pues su composición previene la acción de los radicales libres y, por tanto, la oxidación de nuestras células. Esto es debido, básicamente, a su contenido de vitamina E.

De hecho, la avellana es uno de los frutos secos que más vitamina E proporciona, por delante incluso de las nueces o las almendras.

Fortalece los huesos

Su contenido en calcio, aunque no se puede equiparar con el que encontramos en la leche de vaca, es importante. Por eso, consumir con cierta frecuencia leche de avellanas contribuirá a luchar contra la osteoporosis, la artritis y cualquier enfermedad relacionada con la descalcificación de los huesos.

Disminuye el colesterol

La leche de avellanas actuará como regulador de las grasas responsables del aumento del colesterol en la sangre, por lo que, para las personas con el colesterol alto, tomarla solo será positivo.

Los responsables son las vitaminas B6 y B9 y los ácidos grasos monoinsaturados que contiene esta bebida vegetal, que, acompañada de una dieta equilibrada, promete una disminución del colesterol conocido como ‘malo’.

Asimismo, será muy beneficiosa para las personas diabéticas, pues por su enfermedad tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiacas, motivo por el cual reducir el colesterol será una de sus prioridades.

Es buena para el corazón

En la misma línea que sigue el beneficio anterior, la composición de la leche de avellanas puede ayudar en gran medida a prevenir las enfermedades del corazón. Esto es, con su consumo contribuiremos a reducir el riesgo de sufrir infartos e incluso problemas cerebrovasculares, pues los niveles de la presión arterial se regularán.

Tiene propiedades antiinflamatorias

Parece algo increíble, pero existen alimentos que poseen propiedades antiinflamatorias naturales, que son capaces de reducir la inflamación que suframos en cualquier parte de nuestro cuerpo.

Aunque pueden ser muchos los tipos de dolencia que podrían mejorar con la ingesta de estos alimentos, concretamente en casos de esguinces, artritis o afecciones cardíacas ejercerán su mayor poder.

Ayuda a las mujeres con menopausia

La leche de avellanas contiene isoflavonas, que son unos compuestos que se comportan en el organismo de una forma muy similar a los estrógenos.

Estos elementos experimentan un descenso en número en aquellas mujeres que atraviesan la etapa de la menopausia, por lo que compensar esta disminución con el consumo de alimentos que contengan isoflavonas de forma natural les permitirá reducir o incluso eliminar los incómodos efectos de la menopausia. Por ejemplo, verán reducidos los sofocos o los sudores nocturnos.

Mejora el funcionamiento del sistema nervioso

Todas las vitaminas del grupo B que contiene la leche de avellanas son las encargadas de favorecer el funcionamiento del sistema nervioso. La conexión neuronal se verá beneficiada y con ello, entre otras cuestiones, mejorará la retención de información y conocimientos.

Fortalece el sistema inmunitario

Su contenido de arginina aumenta considerablemente la acción del sistema inmunitario, protegiendo al organismo frente agentes patógenos peligrosos para la salud. La arginina es un aminoácido capaz de influir, incluso, en el rendimiento físico.

Así, tomando alimentos que la contengan, como la leche de avellanas, las defensas aumentarán y muchos procesos metabólicos se verán beneficiados.

Previene el estreñimiento y protege al estómago

Aunque todas las leches vegetales ofrecen mejores digestiones que la leche de origen animal, especialmente la leche de avellanas proporcionará un proceso digestivo muy ligero y agradable.

Al mismo tiempo, puede ayudar a reducir el estreñimiento y a disminuir los efectos negativos de la acidez o la gastritis, por ejemplo.

La leche de avellanas y las dietas de adelgazamiento

leche de avellanas en vaso

Si estás intentando perder peso a través de una dieta de adelgazamiento, hay varias cosas sobre la leche de avellanas que debes saber. Por un lado, esta bebida vegetal no contiene apenas grasas ni colesterol (e incluso ayuda a reducirlo, como hemos visto). Unos 2 gramos de ácidos grasos monoinsaturados, aproximadamente, son los que encontrarás en un vaso (240 mililitros) de bebida.

Sin embargo, el aporte calórico que obtendremos al consumir la misma cantidad de leche de avellanas es de 120 calorías aproximadamente. Aunque no es excesivamente alta, se trata de una cantidad que supera a la de otras leches vegetales y también a la que ofrece la leche de origen animal desnatada.

Por lo tanto, si tu objetivo es perder peso, aunque esta bebida es muy saludable, quizá sería conveniente que buscaras otra alternativa, como leche de soja, que engorda bastante menos.

¿Cómo afecta la leche de avellanas a las embarazadas?

La leche de avellanas tiene un componente nutricional que se considera básico en la dieta de una mujer embarazada: el ácido fólico o vitamina B9. Este nutriente ha demostrado ser útil a la hora de prevenir diferentes defectos o problemas, tanto en la formación de la placenta como la del bebé.

La explicación es que esta vitamina es capaz de generar una mayor cantidad de glóbulos rojos en la sangre, lo que se relaciona con la prevención de diversos problemas, entre ellos la anemia. Además, influye en la reparación, producción y funcionamiento del ADN.

De hecho, se ha comprobado que, consumiendo la dosis diaria recomendada de este nutriente, las mujeres embarazadas reducen el riesgo de que su bebé sufra problemas hasta en un 70 %. Esto quiere decir que lo ideal es que se consuman, en estos casos, un mínimo de 400 microgramos de ácido fólico y un máximo de 1000 microgramos.

Y, por si fuera poco, la leche de avellanas aporta unas cantidades de magnesio, calcio y vitamina D que también serán muy beneficiosas, tanto para la madre como para el bebé.

La relación de la leche de avellanas y la fertilidad

Relacionado con la idoneidad de tomar leche de avellanas durante el embarazo, nos encontramos ante un alimento también muy útil si se está intentando tener hijos, pues influye en la fertilidad, tanto de hombres como de mujeres.

Y esto se debe a su contenido de zinc, un mineral que en numerosos estudios ha demostrado ser esencial para mantener la regularidad del ciclo menstrual de la mujer y para que los espermatozoides en el hombre adquieran una normalidad en cuanto a cantidad y movilidad.

Por tanto, seas hombre o mujer, si estás intentando concebir la leche de avellanas podría formar parte de tu dieta.

¿La pueden tomar los niños?

Si tenemos en cuenta lo beneficiosa que resulta la bebida de avellanas para las mujeres embarazadas, lo lógico sería pensar que su consumo será igual de adecuado en el caso de los bebés y los niños pequeños.

No obstante, hay que hacer hincapié en la diferencia de su acción en función del momento vital del bebé. Cuando se está formando en el vientre de la madre, no necesitará los mismos aportes que cuando ya ha nacido y se encuentra en proceso de crecimiento, y al revés.

Es por ello que encontramos ciertas carencias en la leche de avellanas (especialmente de proteínas) que no la convierten en la bebida ideal para los más pequeños, sobre todo si se está valorando la posibilidad de convertirla en sustituto total de la leche de origen animal, por motivos de alergias o de otro tipo.

No obstante, si se alterna la leche de avellanas con otro tipo de bebidas (preferiblemente con más calcio y proteínas) se podrá obtener un resultado más o menos equilibrado y beneficioso par el bebé. En cualquier caso, lo mejor es que, si tienes dudas, lo consultes con tu pediatra o nutricionista.

Posibles contraindicaciones

Las posibles contraindicaciones derivadas del consumo de leche de avellanas son muy pocas, y además se dan en muy pocos casos. Aun así, es conveniente tenerlas en cuenta.

En primer lugar, la ingesta en exceso de este tipo de bebida puede provocar indigestiones, por lo que es conveniente moderar su consumo y tomar 1 o 2 vasos de esta bebida al día, como mucho.

No obstante, ten en cuenta que si la leche de avellanas que compres o hagas en casa se ha realizado con los frutos secos sin piel, esta propiedad indigesta se verá muy reducida. El motivo es que es la piel la que contiene los elementos que provocan esta contraindicación, que se conocen popularmente como antinutrientes.

Por otro lado, la leche de avellanas puede contener aflatoxinas, unas toxinas que es posible que aparezcan en las avellanas y que pueden provocar, en algunos casos, daños en el hígado. Esto ocurrirá especialmente si las avellanas que se han utilizado o vas a utilizar para elaborar la bebida han sido mal conservadas, por lo que este punto requerirá especial atención.

El uso de la leche de avellanas en la piel

El poder antioxidante que hemos comentado que tiene la vitamina E, presente en la leche de avellanas, también puede ser efectivo si se aplica directamente sobre la piel. Para ello, se puede utilizar la propia leche de avellanas, si es lo suficientemente espesa, o recurrir a la especie de masa o crema que sobrará si hacemos la bebida en casa.

Así, estaremos aportando a nuestra piel (y a nuestro pelo, si decidimos aplicarlo también en el cabello) más fuerza e hidratación. Solo tendremos que aplicarla realizando un masaje ligeramente exfoliante, ¡y listo!

Receta casera de leche de avellanas

bolsa con avellanas

Si te planteas la posibilidad de elaborar tú mismo tu propia leche de avellanas, te resultará muy sencillo. A continuación te cuento qué necesitas, cómo se hace y cuánto tiempo se puede conservar la leche de avellanas.

¿Qué necesitas?

Tan solo te harán falta los siguientes utensilios e ingredientes :

  • 200 gramos de avellanas, mucho mejor si son crudas y sin sal, para no alterar el sabor final de la bebida.
  • 1 litro y medio de agua, mejor mineral.
  • Endulzante natural, si quieres darle un toque especial a la bebida, como por ejemplo miel o canela.
  • Necesitarás, también, una batidora y una bolsa especial para elaborar leches vegetales, o bien un paño o gasa muy fina, para el filtrado.

¿Cómo se hace?

Recuerda poner en remojo las avellanas la noche anterior, así conseguirás que se ablanden y la receta será mucho más sencilla. En muy poco tiempo tendrás lista tu leche de avellanas. Te cuento el proceso, paso a paso:

Paso 1

Desecha el agua que has utilizado para remojar las avellanas, y mételas en la batidora junto al agua mineral. Te aconsejo que las aclares muy bien primero, para eliminar cualquier resto y que así el sabor de la bebida sea más suave. Añade en este paso el endulzante.

Paso 2

Bate o licua la mezcla hasta obtener un resultado cremoso y blanquecino, es decir, durante unos minutos.

Paso 3

Llega el momento del filtrado. Con la ayuda del utensilio que hayas escogido, ve poco a poco separando el líquido de la masa que se habrá formado.

Paso 4

¡Ya solo queda disfrutar de tu deliciosa bebida!

¿Cuánto tiempo se puede conservar?

Si has hecho mucha leche de avellanas y no te la puedes acabar en el momento, puedes guardarla en la nevera hasta 3 días. Pero, una vez pasado este tiempo, ten en cuenta que las propiedades de esta bebida se habrán podido evaporar.

Tampoco te deberá sorprender que la leche de avellanas se haya separado al cabo de un rato. Bastará con agitarla para que vuelva a su estado normal.

Conclusión

La leche de avellanas, por sus propiedades nutricionales, te aporta una gran cantidad de beneficios, entre los que destacan el fortalecimiento de los huesos y del sistema inmunitario y la ayuda que supone para reducir el colesterol y el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Además, es apta y muy beneficiosa para embarazadas y para personas que desean tener hijos (aumenta la fertilidad) y se puede aplicar tanto en la piel como en el cabello para aumentar su hidratación.

Por último, tienes la opción de hacerla tú mismo en casa, siguiendo unos sencillos pasos.



Categorías: